Enmanillado en el asiento trasero de un coche patrulla preguntas que pasa y el agente no responde. Llegas a comisaria, te quitan todas tus pertenencias, el cinturón y los cordones de los zapatos.
Después de tomarte las huellas y hacerte un par de fotos te encuentras encerrado en un calabozo con barrotes metálicos. ¿Que ha pasado?

Voy a empezar explicando muy resumidamente,la teoría legal sobre la detención policial, para acabar dando unos pocos consejos, que según mi experiencia resultan imprescindibles para de esta situación de la mejor forma posible.

La detención policial, es la limitación temporal del derecho a la libertad, del sospechoso de la comisión de un delito.
Es pues una medida cautelar que se realiza en el curso de un procedimiento penal o para su incoación.
El objeto de la detención es la de practicar las diligencias de prevención y realizar el atestado policial.
En cuanto a los plazos, la detención policial no podrá durar más del tiempo estrictamente necesario para la realización de las averiguaciones tendentes al esclarecimiento de los hechos. Art 17,2 CE.
Estas averiguaciones son estrictamente, el reconocimiento de la identidad del detenido y su declaración. Nada más, así pues, identificado el detenido y habiendo prestado declaración, la policía debería imperativamente dejarlo en libertad o ponerlo a disposición del juez.
La constitución establece un plazo máximo de 72 horas y la LECrim de 24. Según interpretación doctrinal el plazo común no debe exceder las 24 horas.

A pesar de la incomodidad y gravedad de una detención y reclusión policial, se debe mantener la calma y tener en cuenta, que la inmensa mayoría de detenciones terminan con el detenido en libertad en unas 24-48 horas. Otra cosa será el procedimiento penal que se derive. Pero la detención en si será relativamente breve.
policeLa persona que se encuentra detenida tiene única y exclusivamente dos objetivos, a veces contrapuestos. El primero de ellos es salir a la calle lo antes posible y el segundo no incriminarse o perjudicarse en la causa. Eso es todo.
No es el momento de reclamar nada, ni de demostrar tu enfado o rabia hacia el denunciante, la policía el juez. No estas en situación de exigir nada. El detenido es la parte débil, recuerda tus dos únicos objetivos, ya habrá tiempo para todo lo demás
Por tu propio bien y comodidad, trata en la medida de lo posible, de colaborar con los agentes encargados de la custodia. Gritar, insultar o resistirse solo complicará la situación y te perjudicará innecesariamente. Los agentes que custodian al detenido no tienen nada que ver con la detención ni con la investigación del caso.
Pasadas unas horas, si te detienen por la noche estarás hasta la mañana siguiente, llegará tu abogado y te tomarán declaración.

Ten en cuenta que el abogado defensor no ha tenido acceso al expediente, a pesar de que, según una directiva europea 212/2013 UE debería poderlo ver, y no puede hablar con el detenido antes de la declaración. Por lo tanto no te ha podido aconsejar sobre el contenido de la misma. Así pues en la mayoría de los casos es recomendable negarse a declarar y esperar el consejo del abogado, puesto que es frecuente perjudicarse a uno mismo por desconocimiento de la ley.
La excepción es cuando la policía detiene con el simple motivo de intimidar y sacar algún dato del detenido. En estos casos, si no te importa responder, hazlo y es probable que dejen la detención sin efecto y te dejen salir. En los demás supuestos es mejor callar.
Habiendo prestado declaración, la policía debe imperativamente, dejarte en libertad, pudiendo ser citado por el juzgado, o ponerte a disposición del juez instructor de la causa.

Existen gran cantidad de recursos jurídicos y doctrinales en la red, sobre la detención policial, pero como este pretende ser un blog eminentemente práctico, recuerda los breves consejos que contiene ya que pueden ser vitales para tu defensa e intereses y a veces por nerviosismo o desconocimiento de la situación se pasan por alto.

Anuncios