capone

Lo dicho en entradas anteriores relativo a las penas impuestas por los delitos de tráfico de drogas, puede resultar sorprendente en el sentido de que la ley prevea prisión máxima de seis años . Todos hemos oído hablar de condenas mucho mas largas a grandes traficantes. Bien, el comentado artículo 368 contiene el tipo básico de delito contra la salud publica y efectivamente la pena máxima prevista es de seis años. Pero la cosa puede agravarse y mucho. Entre otros supuestos, que comentaré en otros posts, las penas se endurecen sensiblemente cuando el delito es cometido por personas que pertenecen a organización criminal. Cuando el cultivo, elaboración o tráfico de substancias prohibidas se realiza en el seno de una organización ilícita se aplica el artículo 369 bis del CP y este no se queda ya en el máximo de seis años sino que prevé penas de 9 a 12 e incluso su superior en grado, eso es de 12 a 18 años, para los jefes encargados o administradores de estas asociaciones. Si a ello agregamos que el delito contra la salud publica frecuentemente no es el único, sino que se cometen otros, siempre la propia pertenencia a organización criminal siempre y delitos como la tenencia ilícita de armas, extorsión u amenazas a veces, la duración total de las penas puede llegar a ser extensísima.
Como vemos la cosa no queda ya en una condena relativamente corta sino que el que trafica como miembro de una organización criminal se expone a penas que le pueden llegar a suponer media vida en prisión.
Ahora bien, como es lógico pensar, no todo delito de tráfico cometido de forma mas o menos colectiva puede castigarse con las penas mencionadas. Es necesario que la asociación sea considerada criminal, delictiva y para ello es imprescindible que se den unos requisitos mínimos.

Que este constituida por al menos tres personas
Que los integrantes realicen actos de cultivo elaboración o tráfico
Que exista un reparto de tareas en el seno de la organización
Que esta tenga un carácter estable

A partir de aquí se puede construir una acusación que incremente exponencialmente las penas de cárcel a los autores de delitos contra la salud pública.
No obstante dependerá en todo caso de las circunstancias especificas de cada delito, de su magnitud y de la participación concreta de cada uno en la organización.
Esta tipificación en concreto de las asociaciones delictivas fue introducida en la reforma de 2010, que adapta la normativa penal española a las legislaciones europeas e internacionales de acuerdo con resoluciones de Naciones Unidas y el Consejo de Europa.

Anuncios